Grupos de presión

Son unos equipos que tienen como función dar presión a los fluidos.

Instalación necesaria

Generalmente se utilizan con fluidos como el agua y se colocan en las instalaciones de agua de los edificios. Su instalación es necesaria ya que estos grupos de presión son los encargados de funcionar cuando se está consumiendo agua en el edificio. Lo que consiguen es evitar que el agua se quede estancada y provoque problemas de salud e higiene en sus habitantes.

+

sobrelevadores

Los grupos de presión de agua, también llamados sobrelevadores, son equipos que se utilizan para conseguir trasladar fluidos por medio de presión, desde zonas en que la ubicación física del agua u otros líquidos no ayuda al desplazamiento natural de los mismos.

Bombas hidráulicas

Está compuesto por una o más bombas hidráulicas o bombas de agua, que actúan como fuerza de aspirado del agua directamente desde la red, o desde un depósito auxiliar cerrado, regulando el funcionamiento del equipo.

Depósitos auxiliares

Los depósitos auxiliares se utilizan en los grupos de presión para evitar que las bombas arranquen y paren continuamente acortando su vida útil, ya que la presión interior de los depósitos resulta suficiente para alimentar la red durante cierto tiempo.

presostato

El presostato ayuda a mantener de forma automática la presión, regulándola y activando y desactivando el funcionamiento de las bombas dentro de los equipos de presión de agua, cuando resulta necesario.

¡Pide presupuesto sin compromiso!

Si tienes problemas con la presión del agua en tu comunidad o en tu hogar, no dudes en poner en contacto con nosotros.

Usos de los grupos de presión

Entre otros usos, como veremos a continuación, este tipo de equipos de presión de agua, se utilizan tanto para sacar agua de pozos para riego o consumo doméstico, alimentar instalaciones en edificios, o para alimentar calderas de calefacción con combustible.

Grupos de presión domésticos

Instalados entre la acometida de agua potable desde la red a la vivienda y la tubería de distribución interior, en viviendas unifamiliares para solucionar problemas de abastecimiento regular de forma continua y automática desde redes con presión irregular o insuficiente.

Grupos de presión comunitarios

Para dar fuerza suficiente a los puntos menos favorables en el abastecimiento de redes e instalaciones de edificios, consiguiendo que el agua llegue por ejemplo a los pisos más altos desde la acometida general y a través de las tuberías ascendentes, con la presión y caudal necesario.

Grupos de presión para aplicaciones industriales

Entre los usos más habituales están los equipos para lavado de pescados, moluscos o verduras en la industria alimentaria, también se utilizan para bombear todo tipo de líquidos incluso aquellos que contienen partículas sólidas en suspensión, como sucede por ejemplo en cabinas de pintura industrial.

Grupos de presión para camiones de pocería

Utilizan estos equipos para conseguir agua a presión con el caudal necesario que introducida a través de las tuberías de instalaciones atascadas solucionan los problemas de atascos.

s

Equipo para la extinción de incendios

Para conseguir un caudal y presión necesaria en todos los puntos de instalaciones fijas y también en vehículos y equipos móviles que utilizan agua como sistema de extinción del fuego, bombeadas desde las cisternas

Aplicaciones agrícolas

Conectados directamente a la red, o para conseguir el suministro de agua desde pozos. También encontramos grupos presión para achique de aguas y fangos en inundaciones.

Equipos de presión para obras públicas

Garantizan una correcta distribución y abastecimiento de agua potable a todos los puntos de consumo en núcleos urbanos.

Grupo de presión para riego por aspersión

En los que se manejan presiones superiores a las necesarias para un riego por goteo, y en los que hay que salvar diferentes niveles del terreno.

g

bombas de presión de agua para depuradoras de piscinas

Las bombas de presión de agua para depuradoras de piscinas son otra de las aplicaciones más clásicas.

Grupos de presión antiguos con depósitos de fibrocemento

La presencia de fibrocemento en un edificio puede constituir un elemento peligroso para la salud de las personas.

Para su fabricación, era muy común el uso de amianto como fibra de refuerzo, hasta que se hicieron patentes los problemas de salud y los riegos que el amianto generaba. El amianto es un producto catalogado como residuo tóxico o peligroso por la normativa europea, de ahí que en la actualidad su uso esté prohibido.
El desmontaje de elementos de fibrocemento que contengan amianto, como pueden ser los depósitos de almacenamiento de agua en edificios con bastantes años de antigüedad, requiere de una planificación previa con protocolos de salud laboral durante la retirada y manipulación, y sistemas de seguridad para su transporte y depósito en un vertedero autorizado.